DESASTRE AMBIENTAL LA LIZAMA, UN AÑO DESPUÉS

Investigación Regional, abril 2019

Por: Silvia Pabón

El afloramiento del pozo Lisama 158 causado el 2 de marzo de 2018 será una fecha inolvidable para la comunidad de Barrancabermeja y para Ecopetrol; este día se dió inicio a una serie de eventos que generaron impactos ambientales, sociales y económicos en las zonas aledañas al punto de emanación. A más de un año de lo sucedido, Crudo Transparente decidió realizar la presente investigación con el fin de contextualizar el suceso, conocer las medidas de atención y reparación por parte de la estatal con ayuda de la autoridad local y ver cómo está la situación hoy en día para la comunidad, quienes fueron los principales afectados.

Antecedentes del Campo Lisama – Pozo 158

En 1935, la compañía Tropical Oil descubrió el campo Lisama, ubicado en la cuenca del valle medio del Magdalena, a 45 kilómetros del municipio de Barrancabermeja y en jurisdicción del municipio de San Vicente de Chucurí [1].

El 11 de octubre de 2007, se estableció el convenio de explotación de hidrocarburos en el área de operación directa Lisama-Nutria con la Agencia Nacional de Hidrocarburos; allí se le reconoció el derecho exclusivo a Ecopetrol de explorar y explotar hidrocarburos en el área de operación establecida, dentro del cual se encontraba el pozo Lisama 158 [2].  Su perforación inició el 25 de mayo de 2006 y finalizó el 28 de diciembre de ese mismo año, dando inicio a la fase de producción en el 2007.

Sin embargo, en agosto de 2015 se presentó una fuga de gas en uno de los revestimientos que podría causar escape en otro punto de revestimiento del pozo. Por esta razón, decidieron instalar una especie de tapón conocido como blanking plug que teníala función de mantener estable la presión interna para hacer los trabajos de mantenimiento y con ello determinar las condiciones de los revestimientos y definir si dichas condiciones permitían reactivar el pozo o abandonarlo.

Fue hasta 2017 que se reanudaron las labores de definir si las condiciones del pozo requerían una reactivación o abandono. Durante estas operaciones, se presentó otro incidente que terminó con la caída de una serie de tuberías de trabajo al fondo del pozo ocasionando la falla del blanking plug que aislaba los fluidos de la cabeza del pozo [3]. Esta falla provocó un influjo imprevisto que fue controlado por medio de la inyección de presiones. Sin embargo, esto pudo generar daños en uno de los revestimientos que presentaba problemas de desgaste ocasionando un hueco de 6 pulgadas  de diámetro [4].  Adicionalmente a esto, los intentos por extraer los tubos caídos al fondo del pozo no tuvieron éxito; pues de hecho las dos herramientas empleadas para esta labor conocidas como Cortador hidráulico también quedaron atrapadas [5].

Bajo todas estas circunstancias, el 14 de diciembre de 2017 se abandonó el pozo con las dos herramientas en fondo más la tubería atrapada y con presiones presuntamente estables.

Descripción del evento

El 2 de marzo de 2018, a las 12:10 pm apareció un afloramiento de agua, lodo, crudo y gas en un terreno a 230 metros del pozo Lisama 158 en el corregimiento de La Fortuna, Barrancabermeja, Santander[6]; poniendo en riesgo no solo a la comunidad que habita cerca de la zona sino también a la quebrada La Lizama, Caño  e incluso el río Sogamoso.

Área afectada en La Lisama, Santander

Una vez enterada del evento, la Estatal llevó a cabo labores de recolección de fluidos, desarrollando días después las actividades de contención mediante la instalación de barreras y diques; sin embargo, todos los esfuerzos por mitigar las consecuencias se vieron alterados debido a las fuertes lluvias presentadas en el corregimiento, pues el lodo junto con el aceite superó todas las barreras de contención y la presión del agua iba ampliando el lugar de donde emanaba el hidrocarburo del subsuelo [7]. Este agravamiento de la situación se presentó entre el 12 y 15 de marzo, por lo cual la Estatal tuvo que responder con la instalación de sistemas de bombeo y tratamiento de fluidos en el punto de emisión con el fin de succionar los líquidos para evitar que éstos afectaran más a los cuerpos de agua, pues hasta ese momento se habían contaminado los afluentes con aproximadamente 550 barriles de petróleo que se mezcló con lodos y aguas lluvias [8].

Ante tal situación, la Alcaldía de Barrancabermeja declaró al municipio en situación de calamidad pública desde el 16 de marzo de 2018 debido a que el derrame de crudo no había sido controlado hasta ese momento [9].

El plan de contingencia activado para atender el evento estaba compuesto por tres frentes: contención de lodo y crudo en las fuentes hídricas afectadas de la zona; gestión social teniendo en cuenta la evaluación de damnificados, estados de salud, reubicación de las familias, suministros; y atención ambiental y reubicación de la fauna afectada con el apoyo de la ONG Cabildo Verde [10]. Lo anterior fue posible con la ayuda de 800 personas, 630 de la comunidad por medios de las Juntas de Acción Comunal (JAC) y 165 pescadores [11].

De igual forma, estas labores fueron complementadas a finales de marzo con la llegada del “Snubbing Unit” proveniente de Houston, Estados Unidos. Este equipo de alta tecnología con un peso de 60 toneladas es especializado para trabajar en pozos con alta presión, tal como era el caso del pozo Lisama 158. Su implementación fue necesaria porque los métodos convencionales empleados por la Estatal para controlar las presiones no fueron suficientes; además permitía identificar las causas que generaron el afloramiento sin poner en riesgo a la comunidad ni al ambiente y con ello poder realizar el sellado definitivo del pozo [12].

El “Snubbing Unit” instalada en el territorio.

Así mismo, Ecopetrol realizó el 6 de abril de 2018 una alianza con el Instituto Von Humbolt con el fin de planear y desarrollar una estrategia de restauración en los ecosistemas afectados por la caída de crudo en la quebrada La Lizama y el Caño Muerto por medio del trabajo de 30 investigadores expertos en biodiversidad. Los análisis realizados por dicho grupo estaban enfocados en evaluar el estado de los peces, aves, invertebrados acuáticos y de la flora para establecer los lineamientos de restauración pertinentes [13].

La operación del equipo estadounidense inició el 9 de abril de 2018 con todas las medidas de seguridad y prevención en caso de que se presentaran nuevos afloramientos de crudo. Ecopetrol dispuso de seis diques y seis piscinas en la zona de afloramiento y se reforzaron los equipos de contención y evacuación de fluidos junto con trabajos de monitoreos constantes como medidas preventivas [14]. Después de 32 días, finalizaron las operaciones del equipo especializado que permitieron la instalación de un empaque y tapones de seguridad de cemento en el pozo para evitar que se presenten nuevamente afloramientos en la superficie, concluyendo así con las principales actividades de sellamiento [15].

Una vez concluida esta labor, Ecopetrol dió inicio a las trabajos de abandono técnico y definitivo del pozo Lisama 158 por medio de un equipo de mantenimiento de pozos que finalizó labores el 11 de julio de 2018 [16].Pese a que Ecopetrol era el encargado de todo el plan de contingencia y reparación ambiental y social, era indispensable el acompañamiento del Ministerio de Ambiente como autoridad nacional. Su presencia fue por medio de la instalación de tres comisiones interinstitucionales con el fin de brindar un apoyo y acompañamiento a las actividades propias del proceso de recuperación ambiental y social, posibilitando la generación de conocimiento y evidenciando las lecciones aprendidas de tan impredecible suceso [17]. La comisión ambiental se encargó de revisar y aportar al plan de recuperación de los ecosistemas afectados; la comisión técnica estuvo a cargo de la verificación del proceso de cierre definitivo del pozo y las causas que generaron el evento y por último, la comisión social trabajó de la mano con las comunidades para recoger sus inquietudes y hacer propuestas que generaran resultados positivos [18].

De acuerdo con Roberto Bernal, coordinador operativo del Consejo Municipal para la Gestión del riesgo y desastre (CMGRD), al enterarse de lo sucedido le recomendaron al alcalde la declaración de la calamidad pública y se creó un Puesto de Mando Unificado (PMU) operativo que estaba instalado en la zona de emergencia y uno administrativo que coordinaba las visitas y censos a las familias con ayuda de la Cruz Roja y la Defensa Civil. A la par se diseñó el plan de acción junto con la estatal que incluía actividades de corto, mediano y largo plazo.

Durante la emergencia, desde la administración municipal y el CMGRD se realizaron labores de inspección y seguimiento en los puntos de control para hacer análisis de cómo se estaba atendiendo la emergencia por parte de Ecopetrol. Además, se realizaban visitas a las comunidades de La Fortuna y Meseta San Rafael por un equipo conformado por personal de la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS), profesionales de la administración municipal, de Ecopetrol y se procuraba contar con la presencia de algún representante de la Personería para que velara por los derechos de las personas. También se organizaban reuniones con la comunidad para escuchar sus quejas o inquietudes por medio de las reuniones tripartitas donde además participaba Ecopetrol y la administración municipal.  Una vez se clausuró el pozo 158 de manera técnica, el CMGRD dio por superada la emergencia dando cierre al PMU operativo pero continuando con las actividades del administrativo.

Incluso, se dispuso de una misión conjunta de ONU Medio Ambiente y la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarias para que apoyara al Ministerio de Ambiente en la evaluación del impacto ambiental y social ocasionado por el afloramiento desde una perspectiva independiente y neutral. Las recomendaciones entregadas se basaron en cuatro temas principales: evaluación rápida del daño ambiental, revisión de la respuesta por parte del Ministerio de Ambiente para determinar aspectos por mejorar, determinación de lineamientos para el plan de restauración y acompañamiento a las mejoras en cuanto a la capacidad institucional para responder a este tipo de emergencias [19].

Al analizar la respuesta inicial de los impactos humanitarios, la misión de la ONU evidenció ausencia de una Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades enfocada a la población afectada para planificar eficientemente la respuesta humanitaria. Cuestionaron el hecho de que los trabajos remunerados otorgados a la comunidad en las labores de limpieza fuera a través de un sorteo y no con base en criterios de vulnerabilidad consensuado con las mismas comunidades; sin embargo, recalcaron que Ecopetrol no podía ser juzgada por esta situación porque no era una organización humanitaria pero que sí se debió realizar una “identificación de beneficiarios basada en la comunidad” [20].

Además, encontraron que no existía un plan de contingencia municipal que señalara los procedimientos específicos sobre cómo las empresas deben notificar a las autoridades locales sobre las emergencias ni sobre el protocolo a seguir por parte de las autoridades en la coordinación de respuesta pronta [21].

En el ámbito social, encontraron que la propagación del crudo en los afluentes impactó los medios de vida de las comunidades, principalmente la pesca, la agricultura, la ganadería familiar y a los pequeños comerciantes; de hecho afirmaron que el deterioro al ecosistema podría afectar negativamente a la recuperación social y a la economía local [22].

Sin embargo, hallaron que la atención a los agricultores y ganaderos de pequeña escala en la zona afectada fue escasa puesto que no habían recibido todas las herramientas necesarias para suministrar agua al ganado o cultivo. Además, enfatizaron en que, pese a que la cantidad de afectados de estos sectores fue menor a la de pescadores, el hecho de que no contaran con asociaciones que los representaran los hizo invisibles ante la contingencia, resaltando que era indispensable reconocer que su situación era muy distinta a la que vivían los grandes finqueros de la zona [23].

Como conclusiones, determinaron que en términos ambientales el impacto no iba a persistir más de uno o dos años por la limitación en la extensión de la zona afectada, porque la cantidad de crudo derramado no era alta comparada con otros derrames petroleros del país y el mundo y porque las actividades de limpieza habían dado un buen inicio. No obstante, consideraban que el impacto humanitario si era más grave principalmente por la dificultad presentada en los ciclos de reproducción de peces, la disminución de la venta de pescado y los posibles impactos futuros en los ganaderos y agricultores de pequeña escala [24].

Añadieron que la emergencia puede ser una oportunidad de hacer mejoras en las estructuras de coordinación de emergencias y de la reducción del riesgo de desastres, los planes de contingencia y emergencia; incluyendo la oportunidad para mejorar las relaciones entre las comunidades, la empresa y las autoridades locales [25].

Por otra parte, la CAS como entidad encargada de administrar el medio ambiente y los recursos naturales renovables, y de velar por el desarrollo sostenible de Santander; conformó tres equipos de profesionales para prestar apoyo a la atención de la emergencia enfocándose en los componentes de fauna, ambiente e hidrocarburos. Entre las labores realizadas, se destaca que el equipo encargado de evaluar las afectaciones de la fauna silvestre encontró entre las especies afectadas las siguientes: Anguila de agua dulce, raya de agua dulce, Bocachico, Perra loca, Babilla, Serpiente talla X, Polla de agua e iguanas [26]. De igual manera, la participación de la Corporación se hizo evidente en las líneas de intervención ambiental relacionadas con monitoreos, manejo de fauna, asistencia de animales domésticos de las familias reubicadas, recolección y disposición final de las especies perecidas [27].

En síntesis, sólo hasta el 30 de marzo, es decir, 28 días después de presentarse el evento, Ecopetrol pudo controlar y detener por completo el afloramiento. Además, el sellado y abandono del pozo se logró 131 días después. Sin embargo, se resalta que conjuntamente con la atención de la emergencia, se ejecutaban estrategias para que los daños ambientales, económicos y sociales fueran los mínimos posibles.

Causas de la emergencia

El 19 de julio de 2018, Ecopetrol emitió un comunicado en donde difundió el tan esperado reporte técnico con los 4 factores que dieron origen al afloramiento afirmando que, si alguno de ellos no se hubiera presentado, el evento no habría ocurrido [28].

El primer factor fue el yacimiento sobre-presionado, es decir, que el incidente operativo de 2017 trajo como consecuencia una falla del blanking plug o tapón de cierre ubicado en el fondo del pozo y a su vez provocó que la presión externa se conectara con la interna generando una presión superior a la que éste podía soportar [29].

El segundo factor tiene que ver con una falla mecánica. Debido al daño del blanking plug o tapón se produjo un influjo imprevisto que llevó a que se inyectaran fluidos con una presión alta desde la superficie para conseguir el control del pozo. Sin embargo, Ecopetrol considera que esta alta presión inyectada pudo causar daño a un tubo que ya estaba presentando desgaste; ocasionándole un hueco de 6 pulgadas [30].

El tercero tiene que ver con el sistema de fallas o fracturas de tierra presentes en el lugar donde se ubicaba el pozo, pues la falla conocida como “salina” provocó que, con pérdida de integridad del tubo por el hueco de 6 pulgadas, el crudo se condujera a través de ésta hasta encontrar una salida; de ahí la explicación del por qué el afloramiento se presentó a 230 metros [31] .

El cuarto y último factor fue el tiempo de exposición de las formaciones superiores a la sobre-presión del yacimiento. Como el pozo no sólo contenía crudo sino también gas, Ecopetrol encontró que todos las situaciones anteriores propiciaron a que el gas buscara una salida y el tiempo de esta migración por el hueco ocasionado en el tubo fue de 25,4 días. Por ende, el fluido aflorado el 2 de marzo estaba compuesto por agua, lodo, crudo y gas [32].

Impactos a la comunidad

Debido a las consecuencias del derrame, la identificación de personas que percibieron daños se basó en la clasificación de grupos poblacionales damnificados y afectados; donde los primeros son los que sufrieron un daño grave directamente asociado al evento y los segundos, aquellos que tuvieron efectos indirectos o secundarios [33].

Teniendo en cuenta esto, se encontró que dentro de los damnificados había 88 personas evacuadas y alrededor de 195 presentaron problemas de intoxicación e irritaciones durante el 12 al 15 de marzo; y en ese mismo periodo se encontró afectación a 2.000 habitantes que se quedaron sin acceso a agua para uso familiar [34].

Durante los días 15 al 30 de marzo, unos 1.800 pescadores no pudieron pescar su producto, algunos dueños de restaurantes (sin cuantificar) no pudieron comercializar pescado, ganaderos de fincas grandes (sin cuantificar) tuvieron que movilizar sus animales para alejarlos de los afluentes contaminados y algunos agricultores y ganaderos pequeños (sin cuantificar) percibieron afectación en sus cultivos, pasto y agua para consumo animal [35].

El abogado ambientalista Leonardo Granados, afirmó que la emergencia causó daños a toda una cadena productiva afectando a los pescadores que han visto reducida su captura debido a los peces muertos, a los comerciantes que han reducido sus ventas porque la gente teme que el pescado salga contaminado de crudo y finalmente a los consumidores que pueden ver afectaciones en su salud por la ingesta del producto. 

En materia de pescadores, el abogado aseguró que también han percibido disminuciones en sus ingresos porque antes ganaban entre $50.000 a $70.000 diarios y cuando eran días “buenos” podían llegar a $150.000 y $200.000. No obstante, aclara que esos ingresos no se ven reflejados por la cultura del trago, de la compra de tienda y la falta de ahorro.

Crudo Transparente se reunió con los habitantes de la Vereda San Luis de Río Sucio ubicado en el municipio de Sabana de Torres. Su principal actividad económica es la pesca, la cual se ha visto perjudicada en las ventas debido al temor que se ha venido presentando en los turistas, principales compradores, a que el pescado contenga rastros de crudo. Además, relataron que a partir de la afectación a la pesca se desarrollaron problemas en las ventas del hielo (indispensable para mantener el pescado fresco), los restaurantes y en negocios pequeños como tiendas.

Estrategias de reparación

  • Flora y fauna

La ONG Cabildo Verde fue la encargada de la atención de la fauna silvestre de la zona a través de la implementación de 3 fases para su recuperación conformada por 14 personas: dos biólogos, dos veterinarios, dos técnicos ambientales, un técnico veterinario y siete auxiliares de campo.

La primera fase denominada “Reacción inmediata y control” inició el 15 de marzo de 2018 y finalizó el 8 de mayo de 2018. En ella se atendieron 6.622 individuos, de los cuales 3.546 resultaron impregnados de crudo (54%) [36]. Pese a los esfuerzos de la organización, 2.490 no pudieron ser salvados.

La segunda fase denominada “Valoración y rescate selectivo” inició el 9 de mayo de 2018 y finalizó el 21 de noviembre de 2018. Se realizó un monitoreo de los animales que podrían quedarse en la quebrada, marcándolos para hacerles seguimiento [37]. Durante esta fase se brindó atención a 1.298 individuos, de los cuales 1.043 (80%) estaban impregnados de crudo y 255 (20%) no presentaron hidrocarburo en su sistema; además se realizaron 2.217 avistamientos. Es importante destacar que desde el 6 de noviembre de 2018 no se presentan individuos contaminados de crudo [38].

La tercera y última fase se denomina “Reconstrucción de micro-hábitats y hábitats, reincorporación y monitoreo”. Se inició el 22 de noviembre de 2018 y se encuentra en ejecución. El plan de reincorporación de especies afectadas está en un 47% de ejecución, el acompañamiento y las capacitaciones en un 36%, el restablecimiento de micro-hábitats y hábitats en 56% y el seguimiento y monitoreo en un 17%. A la fecha se han construido 30 micro-hábitats acuáticos y 135 hábitats terrestres [39].

 La finalidad de esta etapa es acelerar el proceso de retorno de las especies por medio de la reconstrucción de micro-hábits, hábitats y estructuras que se perdieron durante y después de la emergencia.

Por su parte, de acuerdo con un comunicado de Ecopetrol del 12 de marzo de 2019 [40], entre las actividades principales de recuperación de la flora que se encuentran actualmente en ejecución se destaca la recuperación de 6,8 hectáreas de la vegetación zona 0 (lugar del evento) y zona 1, 103 hectáreas para el enriquecimiento de la vegetación en riberas (ubicada a orillas de las fuentes hídricas) y la instalación de 2 viveros para la plantación en las mismas.

Así mismo, en cuanto al monitoreo de la fauna afectada por parcelas a brinzal y latizal hay un avance del 33.33%; además el monitoreo de individuos fustales se encuentra en un 41.66% de ejecución. También se hará la siembra de 100.000 árboles en las riveras de los afluentes impactados [41].

  • Limpieza de fuentes hídricas

Con el fin de recuperar los afluentes afectados, Ecopetrol estableció 4 fases para su limpieza y recuperación. La primera, ejecutada al 100% y denominada limpieza gruesa, comprendió el retiro de hidrocarburo arrastrado por las corrientes fluviales a las quebradas La Lizama, Caño La Muerte y el río Sogamoso; además se realizaron labores de remoción de material vegetal y suelo impregnado. Inició el 1 de abril de 2018 y finalizó el 21 de septiembre de 2018. [42]

La segunda fase de limpieza fina inició el 9 de mayo de 2018 y se encuentra en ejecución. En ella se pretende realizar retiro del hidrocarburo en el lecho hídrico y en sus laderas. En este proceso se incluye la fase de re-limpieza, iniciada el 27 de noviembre y aún en ejecución dónde se realiza limpieza de puntos específicos con presencia de hidrocarburos identificado por el plan de monitoreo y por la información que suministra la comunidad [43].

Finalmente, se encuentra la cuarta y última fase de recuperación basada en la inspección, limpieza localizada y control que inició el 12 de diciembre de 2018 y a la fecha se encuentra en ejecución [44]. Una vez se tengan los resultados de las inspecciones, se procede a realizar la limpieza específica o localizada.

  • Inversión social

Debido al impacto social que tuvo el incidente, Ecopetrol se comprometió a brindar apoyo a la comunidad en 8 sectores: educación, gas, vías, infraestructura vial, proyectos productivos, ecosistemas estratégicos, conservación del recurso hídrico y salud [45]. Los proyectos pretenden involucrar a 6 municipios de Santander: Barrancabermeja, San Vicente, Sabana de Torres, Puerto Wilches, Betulia y Girón.

El compromiso de Ecopetrol con la comunidad tiene en cuenta la ejecución de 27 proyectos de inversión socio ambiental por un valor total de $20.017 millones, distribuidos en los siguientes componentes: Bienestar y desarrollo comunitario ($15.966 millones), mejoramiento de la oferta ambiental ($1.354 millones), dinamización pesquera ($2.280 millones) y monitoreo de la actividad pesquera ($417 millones) [46].

El componente enfocado en el bienestar y el desarrollo inició con la caracterización, reubicación preventiva y retorno de 68 familias. Se realizaron brigadas de atención médica y psicosocial, vigilancia de viviendas y enseres durante el periodo de reubicación, se brindó atención, asistencia y alimentación a 147 animales domésticos y se entregaron 1.729 mercados destinados a las comunidades de pescadores y personas reubicadas una vez retornaron a sus viviendas [47]. Así mismo, se reubicó y dio retorno de 66 estudiantes de la escuela Lizama 2 con dos rutas de transporte escolar y finalmente se hizo una entrega de mercados a las familias afectadas [48].

Es importante saber que para clasificar a las familias que requerían de una reubicación, se determinó que aquellos que estuvieran en un rango de 15 metros a cada lado de los cuerpos hídricos eran catalogados como damnificados, fuera de este eran afectados. En ese sentido pudieron reubicar a los damnificados en hoteles o por modalidad de arriendo que consistía en la entrega de un subsidios por parte de Ecopetrol por valor de cerca de $1.800.000 para el pago de arriendo en una zona alejada de la emergencia; y para ello las familias decidían cuál modalidad.

En las siguientes tablas se relacionan los proyectos establecidos para cada municipio, con el valor de la inversión, el número de beneficiados y el estado del mismo.

Proyectos finalizados
Proyecto Inversi-ón Benefici-ados Municipio
Dotación de implementos y vestuario al salón comunal El Pedral $9.000.000 60 niñ- os Puerto Wil-ches
Proyectos en ejecución
Proyecto Inversión Benefici-ados Municipio
Mejoramiento de 5 Km vía de La Lucha a Bocas del Sogamoso $166.000.000 190 habitantes Puerto Wilches
Fase 2 del Colegio Agropecuario La Fortuna $4.802.000.000 640 estudiantes Barrancabermeja
Mejoramiento y dotación del Puesto de Salud La Fortuna $272.000.000 450 familias Barrancabermeja
Gasificación rural de La Lizama $3.305.000.000 (96% Ecopetrol) 180 familias San Vicente de Chucurí
Adecuación del colegio Pozo Nutrias 2 $1.075.000.000 225 estudiantes San Vicente de Chucurí
Proyectos en contratación
Proyecto Inversión Beneficiados Municipio
La adecuación del salón comunal El Pedral $197.000.000 640 habi- tantes Puerto Wilches
Adecuación de la escuela vereda La Lucha $159.000.000 17 niños Puerto Wilches
Cerramiento de la cancha de futbol Puente Sogamoso $348.000.000 2.500 ha-bitantes Puerto Wilches  
Reestructuración del polideportivo Puerto Cayumba $330.000.000 440 habi – tantes Puerto Wilches
Mejoramiento a la escuela Liz-ama 2 $2.377.000.000 66 niños San Vicente de Chucurí
Proyectos en estructuración
Proyecto Inversión Beneficiados Municipio
Parcela demostrativa de Cacao en el colegio La Fortuna $178.000.000 300 est-udiantes Barrancabermeja
Fortalecimiento a unidades productivas $544.000.000 41 fa-milias Barrancabermeja – San Vicente de Chucurí
Dotación de la institución educativa vereda El Taqui $220.000.000 482 es-tudiantes Sabana de Torres
Gasificación rural de La Fortuna $947.000.000 (65% Ecopetrol) 230 fami-lias Barrancabermeja
Proyectos de educación y deporte en la Meseta de San Rafael $1.500.000.000 300 fa-milias Barrancabermeja
  • Estrategias de apoyo al sector de la pesca

Dentro del mejoramiento de la oferta ambiental y la dinamización pesquera se destaca el relacionamiento y participación de 22 asociaciones de pescadores, 5 contratos con organizaciones pesqueras, más de 2.300 personas capacitadas en temas de pesca, 252 oportunidades laborales y 28.548 Kg de residuos sólidos recolectados con disposición final. [49]

Adicionalmente, durante el desarrollo de los contratos de limpieza por medio de las empresas contratistas Varichem y HGL la estatal afirma que contrató los servicios de motos canoas y canoas paleras de las asociaciones de pescadores por valor de $703.344.000 y que para el 2018 se habían contratado cerca de 265 pescadores. También se ejecutó el programa “Centinelas del Río” a través de la contratación de las asociaciones de pescadores APALL, ASOPROCOBE, APETRAS, ASTUPESMAR Y ASOPESLUCH quienes fueron proveedores de Ecopetrol por valor de $2.280.356.092 [50].

Se destaca la campaña denominada “Que buen pescado” con una ejecución del 100% por parte de Ecopetrol. Su finalidad era mejorar la imagen del producto pesquero que promoviera e incentivara el consumo y comercialización del pescado del río Sogamoso [51] por medio de 3 fases. La primera incluyó el pescado del río Sogamoso en el menú de los casinos de Ecopetrol; en la segunda se realizó los días 20 y 21 de octubre el evento “Peces en su punto” en el sector de la playa (Betulia) y el corregimiento El Llanito ubicados en el municipio de Barrancabermeja en el departamento de Santander y en la etapa final se desarrolló un plan de publicidad en el territorio para incentivar el consumo y comercialización del pescado. [52]

Del mismo modo, está en contratación el proyecto socio ambiental con pescadores de la parte baja del río Sogamoso con una inversión de $1.354 millones, en donde se espera rehabilitar 40 hectáreas, construir un vivero con 10.000 individuos de 15 especies nativas y hacerle el posterior mantenimiento [53]. En estado de estructuración se encuentra el monitoreo de la actividad pesquera en zona baja del río Sogamoso con inversión de $417 millones.

Actualmente, Ecopetrol junto con la empresa Guayacanal S.A.S están apoyando a las asociaciones de pescadores en el fortalecimiento administrativo para la actualización de sus obligaciones tributarias con la cámara de comercio y la Dian. [54]

Por otra parte, ante la solicitud de los pescadores por la mejora en el ecosistema de los peces de la parte baja del río Sogamoso, Ecopetrol formuló el proyecto ambiental de “Rehabilitación de corredores riparios estratégicos para el desarrollo del recurso pesquero en las quebradas la ceibita, la cascajera, el socorro, el palo, la virgen, la cayumbita u otros cuerpos de agua del municipio de Puerto Wilches” que incluye la firma de 10 acuerdos con propietarios de predios, la construcción y operación de un vivero para la propagación de 10.000 unidades de material vegetal, el establecimiento de 4 km de aislamiento o cercado, el establecimiento de 40 hectáreas, con densidades de 210 individuos por hectárea en los corredores riparios priorizados para la intervención y el desarrollo de capacidades en 80 productores agropecuarios y pescadores artesanales para la aplicación de buenas prácticas socioambientales. [55]

Pese a todo lo anterior, los pescadores de la vereda San Luis de Río Sucio del municipio de Barrancabermeja, Santander han sentido una falta de reconocimiento por parte de Ecopetrol como población afectada, pues afirmaron que el trabajo ofrecido por parte de la estatal en las primeras actividades de limpieza no fueron una oportunidad constante; además no estuvieron de acuerdo con que las personas contratadas para las labores de recuperación fueran externas a la emergencia debido a que consideran que todo ese trabajo debió ser para ellos porque conocen mejor que nadie el río y saben que es lo que le conviene.


Fotografía tomada por Crudo Transparente. Pescador de la Vereda San Luis de Río Sucio, Barrancabermeja-Santander.

UN AÑO DESPUÉS

De acuerdo con la estatal, después de la reubicación preventiva y del retorno de las 68 familias identificadas como afectadas, actualmente se continúan realizando procesos de acompañamiento con personales sociales y el ministerio público. Además, periódicamente se reúnen mediante diálogos tripartitos que incluyen la participación de las comunidades, la estatal y la institucionalidad del territorio. [56]

Como se mencionó anteriormente, el proceso de limpieza de crudo en los afluentes afectados aún cuenta con fases en ejecución dando a entender que, a más de un año de lo sucedido, todavía hay presencia de crudo. Ante la situación, Crudo Transparente consideró necesario contactar a Ecopetrol para que explicaran en detalle las razones de la persistencia de trazas de crudo. La estatal sostiene que dentro de los procesos de seguimiento y monitoreo a las actividades relacionadas con la recuperación del cuerpo hídrico afectado, se han identificado puntos específicos que contienen trazas de crudo como aquellas áreas donde fue necesaria la instalación de obras civiles para la defensa y recolección y que dichos puntos están en el Plan de Recuperación Ambiental que la Estatal presentó a la ANLA que se encuentra en ejecución [57].

La persistencia de crudo en la zona trajo consigo denuncias por parte de la comunidad, por tal razón Ecopetrol realizó una visita junto con ellos el 14 de enero de 2019 para verificar que los puntos donde aún había crudo eran los mismos que ya habían sido identificados y que estaban dentro de las estrategias de recuperación ambiental. Además, la estatal asegura que se continúan con las actividades de monitoreo, seguimiento y control sobre los 24 Km de afluentes afectados con el fin de eliminar las iridiscencias que puedan aparecer por lluvias o por diferentes intervenciones del cauce y de esta manera impedir mayor contaminación al recurso hídrico [58].

Las quejas de la comunidad por la persistencia de trazas de crudo se basan fundamentalmente en la afectación que esto ha generado a su economía; pues al ser la pesca la actividad económica principal para su abastecimiento, las trazas de crudo generaron olor y sabor a petróleo en el producto pesquero y por ende sus ingresos se han reducido considerablemente [59].

Sin embargo, Ecopetrol asegura que a pesar de que se han identificado puntos específicos en los que todavía hay hidrocarburos, esto no ha implicado ninguna afectación a las familias reubicadas ni a las que viven cerca de la zona debido a que el recurso hídrico que aún presenta afectación nunca ha sido apto para consumo humano ni para el desarrollo de la actividad pesquera y apelan a que estas afirmaciones constan en el acto administrativo emitido por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca del año 1995. [60]

En ese mismo sentido, el coordinador operativo del Consejo Municipal para la gestión del riesgo y desastre, Roberto Bernal afirmó que ante las quejas, acompañaron a la comunidad a corroborar si había presencia de crudo y encontraron que lo que veía la comunidad era parte de la fase de limpieza fina que aún se encuentra en ejecución y que corresponde a la recolección de crudo que está en el fondo de los afluentes. Por lo anterior, afirmó que la presencia de crudo dejó de afectar a la comunidad, pero aclaró que eso no significaba que estuviera ambientalmente recuperada la zona porque ésta se hará de forma más lenta pero la misma naturaleza ayudará a su restauración sin necesidad de intervención añadiendo que lo que queda por hacer es la reforestación.

De acuerdo a lo anterior, se evidencia que actualmente desde el CMGRD se sigue brindando apoyo a los requerimientos de la comunidad, además se continúan con reuniones periódicas que tienen la finalidad de hacer seguimiento junto con la Procuraduría, la Fiscalía, la ANLA y el Ministerio de Ambiente.

Pese a lo anterior, el presidente de la Junta de Acción Comunal del Corregimiento de La Fortuna, Carlos Moreno mostró preocupación cuando Crudo Transparente le preguntó sobre la presencia de crudo. Aunque para él es entendible que toda la recuperación no se puede hacer al tiempo, le inquieta que, según las visitas que él ha registrado, no se sabe cuál es la profundidad a la que está el hidrocarburo que persiste en la zona.

También la comunidad pesquera de San Luis de Río Sucio, de Barrancabermeja-Santander ha mostrado preocupación e incertidumbre por la presencia de crudo que ellos mismos han comprobado por no saber las consecuencias que esto puede tener en el río, pues tal como lo afirmó Iván Rodríguez, presidente del Comité de trabajo de la JAC de esta vereda, los pescadores dependen netamente del río y si el río no está bien, verán efectos en su actividad pesquera. 



Fotografía tomado por Crudo Transparente. Vereda San Luis de Río Sucio, Barrancabermeja, Santander.

Por otra parte, la continuidad de la afectación se ha visto reflejada en los ingresos percibidos por los pescadores de las zonas perjudicadas. Este sector asegura que la fecha cercana a semana santa era una época de temporada alta para ellos por el incremento de consumo del producto; sin embargo, actualmente no han visto el mismo flujo de turistas que en años anteriores.

Por ejemplo, Wilson Amaya, pescador de la vereda, le contó a Crudo Transparente que en 15 días de trabajo solo había producido un valor cercano a los $300.000; además otros pescadores afirmaron que por lo general en una semana están produciendo $180.000 o $200.000, incluyendo la inversión que realizan para el mantenimiento de las herramientas que necesitan. Por lo anterior, los pescadores afirmaron que han tenido que recurrir a otras actividades alternativas como la recolección de madera u otros materiales que lleva el río y que pueden ser utilizados para la venta.

Procesos legales en contra de Ecopetrol

  • Por parte de la ANLA

El 27 de marzo de 2018, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) decidió iniciar la orden de un proceso sancionatorio ambiental contra Ecopetrol por el evento ocurrido en Lisama para verificar si los hechos constituían o no infracción a las normativas vigentes. Al revisar los reportes presentados por la Estatal, encontró que esta omitió información relevante de la situación de la emergencia, obstaculizando así las actividades de control y seguimiento por parte de la ANLA, de la Corporación Autónoma Regional de Santander y del Comité Municipal de Gestión del Riesgo (CMGRD) [61], pues de lo contrario las autoridades ambientales hubiesen actuado de inmediato y posiblemente el final hubiese sido menos negativo.

El informe inicial presentado por Ecopetrol el 3 de marzo de 2018 mostraba que la fuente de la contingencia había sido controlada, que la causa del incidente había sido una falla operativa y que se estimaba una cantidad de 0,08 barriles de sustancia o residuo involucrado en la contingencia; por lo cual determinaban como menor al nivel de emergencia. A los 11 días, Ecopetrol envió a la Autoridad el primer reporte parcial en donde se evidencia que el evento no había sido controlado, sino que aumentaba su magnitud al punto de dar inicio a la instalación de puntos de control en la quebrada La Lizama y el caño La Muerte. Sin embargo, el personal técnico de la ANLA se desplazó hasta el sitio del evento los días 15 y 18 de marzo de 2018 para hacer una revisión de lo sucedido.

De esta forma, se encontró que había ciertas irregularidades en la precisión de la información proporcionada por Ecopetrol en el reporte inicial dado que a fecha del 25 de marzo aún no se había controlado la emergencia y por el contrario continuaba el afloramiento de crudo, gas y lodo. Además, la autoridad encontró omisión por parte de Ecopetrol en las actividades de activación, ejecución y control del plan de contingencia existente para el proyecto, lo cual posiblemente generó las afectaciones ambientales, sociales y económicas.

El 4 de abril de 2018 el Grupo de Hidrocarburos de la Subdirección de Evaluación y Seguimiento de la ANLA encontró suficientes razones para formular cuatro cargos en contra de la Estatal [62]:

  1.  No haber adoptado e implementado adecuadamente medidas para corregir fallas mecánicas que habían sido identificadas en el pozo Lisama 158 desde el año 2016 por Ecopetrol.
  2. No haber activado ni ejecutado completamente las gestiones propias del Plan de Contingencia.  De acuerdo con los reportes de la Estatal, desde el 14 de marzo se realizaban actividades de contención del fluido por medio de la instalación de barreras físicas y solo hasta el 16 de marzo se empezó a hacer recolección de este; por lo cual la ANLA consideró que la contingencia hubiese sido menor si desde el 2 de marzo se hubieran adelantado actividades de contención acompañadas con la recolección del fluido contenido
  3.  Se evidenció la falta de previsión y ausencia en la implementación de medidas de control ambiental adecuadas y necesarias para mitigar las consecuencias que se venían presentando al ambiente y a la población afectada
  4. Haber afectado el funcionamiento normal de los ecosistemas, fauna, flora, componente suelo, componente hídrico y provocar afectación socioeconómica.

Seguido de lo anterior, Ecopetrol presentó el 23 de abril de 2018 la solicitud de pruebas por los cargos impuestos. Ante esto, la ANLA decidió el 7 de junio de 2018 aceptar unas pruebas y negar otras e inició el periodo probatorio. El 24 de septiembre de 2018, la ANLA tomó la decisión de aplazar el periodo probatorio justificando que era necesario mayor tiempo para dar continuidad con la revisión y análisis de la información presentada como material probatorio [63].

Debido a que ya han pasado más de 6 meses desde el último pronunciamiento de la ANLA con respecto al proceso sancionatorio, Crudo Transparente emitió un radicado en donde se le pedía a dicha Autoridad información sobre el estado actual del procedimiento contra la Estatal. Ante la petición, el coordinador del Grupo de Atención al Ciudadano, Jhon Cobos Téllez respondió que la ANLA está aún en proceso de emitir el respectivo acto administrativo en el cual se establecerá si Ecopetrol incumplió o no con las obligaciones impuestas por esta Autoridad.

  • Por parte de la comunidad

Leonardo Granados, abogado ambientalista, actualmente está representando a 250 pescadores y a 140 comerciantes de pescado pertenecientes de la vereda San Luis de Río Sucio y del Corregimiento El Llanito ubicados en el municipio de Barrancabermeja,

Para él, Ecopetrol tiene responsabilidad no solo por el afloramiento sino también por el proceso de restauración de la zona afectada; pues asegura que las contratistas encargadas de la remoción del suelo contaminado en vez de retirar la capa de tierra contaminada, la cubrieron con más tierra generando degradación a los suelos y mayor contaminación a las fuentes hídricas en momentos de lluvias; que termina generando bioacumulación en los peces dando como resultado que el pescado termine con sabor a petróleo.

Dado lo anterior, se presentó ante la Fiscalía una denuncia penal por el delito de daño a recursos naturales y contaminación ambiental; sin embargo, se ha explorado con Ecopetrol la posibilidad de llevar a cabo un principio de oportunidad, que de acuerdo con la explicación del abogado, es una figura jurídica mediante la cual se puede eliminar la acción penal siempre y cuando se cumpla con los principios de justicia restaurativa que son verdad, justicia y reparación.

Por eso, Leonardo le ha propuesto a la estatal una indemnización a los pescadores por $48.000.000 millones de pesos para cada uno correspondientes a 2 años de salario ($2.000.000 mensual) y exige hacer un proceso de biorremediación de los lechos y sedimentos de Caño Muerto y la quebrada La Lizama que aún tienen presencia de hidrocarburos.  

Medidas para evitar una tragedia similar

Ante este cuestionamiento de las medidas preventivas para evitar la ocurrencia de un suceso similar, la estatal le respondió a Crudo Transparente que no hay probabilidad de que ocurra un evento similar en el área: primero porque fue calificado como un suceso atípico, imprevisible, de múltiples causas, extraordinario; y segundo, pues los pozos que se encontraban en condiciones de sobrepresión en el campo Lisama fueron abandonados y se eliminó completamente la migración de fluidos a la superficie; además afirman que tienen un plan anual de integridad de pozos en el cual se realizan actividades de monitoreo e inspección revisadas periódicamente para garantizar su cumplimiento [64].

Llamado de la comunidad

Los habitantes de la vereda San Luis de Río Sucio y más específicamente los pescadores de esa zona, no han sentido una representación idónea por parte de las Asociaciones Pesqueras pues, según su criterio, los presidentes de éstas no son pescadores y negocian con Ecopetrol sin tener en cuenta la opinión de aquellos que “están en el río pescando toda la noche, mojándose” y sin conocer realmente sus necesidades.

Un caso similar relató la comunidad con respecto a los contratos y ofertas laborales que se hacían llegar por medio de los presidentes de las Juntas de Acción Comunales. Los habitantes de la zona aseguraron que tampoco sienten una representación adecuada porque los presidentes de las JAC otorgan los trabajos a gente externa y no al pescador como tal.

Ante este panorama, una de las peticiones que la comunidad de San Luis de Río Sucio del municipio de Barrancabermeja-Santander es que Ecopetrol escuche directamente a los pescadores afectados y en conjunto con ellos puedan brindar las oportunidades de trabajo sin la intermediación de terceros. Además, aseguran que es importante tener en cuenta la opinión de los pescadores en el proceso del plan para rescatar el río Sogamoso, pues en esa misma línea se puede generar un empleo constante para que se logre un equilibrio en las oportunidades que se brindan.


Fotografía tomado por Crudo Transparente en la vereda San Luis de Río Sucio, Barrancabermeja-Santander

Conclusiones

La emergencia del pozo Lisama 158 debe ser visto como un aprendizaje tanto para la comunidad como para la estatal, pues demostró que aunque nunca se está preparado para un suceso de tal magnitud, es importante que los planes de contingencia queden bien definidos a la hora de explotar un pozo teniendo en cuenta los impactos ambientales, sociales y económicos.

Además, puede ser la oportunidad para que   la comunidad empiece a ver las riquezas que generan las explotaciones de petróleo en sus territorios y qué mejor manera de hacerlo que por medio de acercamientos con Ecopetrol, donde se escuche y se tenga en cuenta las opiniones y necesidades de la población, y conjuntamente se planteen soluciones que beneficien a las dos partes.

Aunque Ecopetrol asegura que no hay posibilidades de que ocurra un evento como el de Lisama 158, no hay que mitigar esfuerzos en cuanto a la seguridad y control que deben tener los pozos. Es un llamado para que no solo Ecopetrol, sino todas las empresas extractivas del país, tengan un mayor rigor al momento de hacer la explotación de los hidrocarburos teniendo en cuenta que se pueden poner en riesgo ecosistemas y la calidad de vida de las personas.

Recomendaciones

Es importante que Ecopetrol se reúna y hable directamente con los afectados y no por medio de terceros; pues de acuerdo con lo relatado por la misma comunidad, ellos no confían en la representación que hacen los presidentes de las asociaciones pesqueras o de las Juntas de Acción Comunal. Esto con el fin de que se escuchen las opiniones y necesidades y se puedan buscar soluciones a las problemáticas que ellos han estado percibiendo desde la ocurrencia del evento.

Así mismo, la administración del municipio de Barrancabermeja debe continuar con el acompañamiento brindado a la comunidad, pues una de sus labores debe ser un intermediario constante que vela e intercede por el bienestar de la población.

Finalmente, la comunidad afectada debe continuar con los esfuerzos ejercidos sobre Ecopetrol para que reciban de su parte todo lo que lo correspondiente al plan de recuperación e indemnización; sin embargo, es importante que tengan una actitud de mayor reconocimiento por las labores que la estatal ha realizado hasta el momento pues es entendible que las actividades de reparación toman su tiempo.

*Lisama 158 lo escribimos con “s” cuando nombramos el pozo petrolero. Lizama, cuando referenciamos el territorio.

BIBLIOGRAFÍA

[1] Ecopetrol, Reporte técnico sobre los factores críticos del afloramiento de crudo en predio Santo Tomás, Vereda Vizcaína, corregimiento La Fortuna, municipio de San Vicente de Chucurí, Santander, 2018, [en línea] disponible en : https://www.ecopetrol.com.co/documentos/reporte-tecnico-afloramiento-la_fortuna.pdf

[2] Ibid

[3] Ibid

[4] Ibid

[5] Ibid

[6] Ibid

[7] Crudo Transparente, 100 años del petróleo en Colombia, 2018, disponible en: http://crudotransparente.com/2018/08/14/100-anos-del-petroleo-en-colombia/

[8] Ecopetrol, Ecopetrol controla afloramiento de crudo, lodos y gas en La Fortuna, Barrancabermeja,2018 disponible en: https://www.ecopetrol.com.co/wps/portal/es/ecopetrol-web/nuestra-empresa/sala-de-prensa/boletines-de-prensa/boletines-2018/boletines-2018/Ecopetrol-controla-afloramiento-de-crudo-lodos-y-gas-en-la-fortuna-barrancabermeja

[9] Alcaldía de Barrancabermeja, Decreto N° 100, 2018, disponible en: https://www.barrancabermeja.gov.co/sites/default/files/opendata/%20Decreto%20100%20de%202018.pdf

[10] Ecopetrol, Plan de contingencia de Ecopetrol en Lizama retiene avance del crudo, 2018,disponible en: https://www.ecopetrol.com.co/wps/portal/es/ecopetrol-web/nuestra-empresa/sala-de-prensa/boletines-de-prensa/boletines-2018/boletines-2018/plan-contingencia-ecopetrol-retiene-avance-crudo

[11] Crudo Transparente, 100 años del petróleo en Colombia, 2018, disponible en: http://crudotransparente.com/2018/08/14/100-anos-del-petroleo-en-colombia/

[12] Ecopetrol, Llegó a La Fortuna desde EEUU equipo especializado para intervenir pozo Lisama 158, 2018, disponible en: https://www.ecopetrol.com.co/wps/portal/es/ecopetrol-web/nuestra-empresa/sala-de-prensa/boletines-de-prensa/boletines-2018/boletines-2018/Llego-desde-EEUU-equipo-especializado

[13] Ecopetrol, Ecopetrol y el Instituto Von Humboldt sellan alianza para restauración integral en La Fortuna, 2018, disponible en: https://www.ecopetrol.com.co/wps/portal/es/ecopetrol-web/nuestra-empresa/sala-de-prensa/publicaciones/asi-atendemos-la-emergencia-ambiental-en-la-fortuna-santander/comunicados/detalle/Ecopetrol-Instituto-Humboldt-sellan-alianza-en-La+Fortuna

[14]Ecopetrol, Inició operaciones la Snubbing Unit en el pozo Lisama 158, 2018, disponible en: https://www.ecopetrol.com.co/wps/portal/es/ecopetrol-web/nuestra-empresa/sala-de-prensa/boletines-de-prensa/boletines-2018/boletines-2018/Inicio-operaciones-la-Snubbing-Unit-en-el-pozo-Lisama-158

[15] Ecopetrol finalizó operaciones de sellamiento de pozo Lizama 158, 2018, Diario El Tiempo, disponible en: https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/ecopetrol-finaliza-operaciones-de-sellamiento-de-pozo-lisama-158-216534

[16] Ecopetrol informó sobre factores que ocasionaron derrame del pozo Lisama 158, 2018, Diario La República, disponible en: https://www.larepublica.co/economia/ecopetrol-informo-sobre-factores-que-ocasionaron-derrame-del-pozo-lisama-158-2751476

[17] Ministerio de Ambiente, Minambiente instala comisiones para hacer seguimiento a la etapa de restauración en La Lizama, 2018, disponible en: http://www.minambiente.gov.co/index.php/noticias-minambiente/3804-minambiente-instala-comisiones-para-hacer-seguimiento-a-la-etapa-de-restauracion-en-la-lizama

[18] Ibid.

[19] Ministerio de Ambiente,Ya está en Colombia misión conjunta de Naciones Unidas que evaluará impacto ambiental y humanitario de derrame petrolero, 2018, disponible en: http://www.minambiente.gov.co/index.php/noticias-minambiente/3756-ya-esta-en-colombia-mision-conjunta-de-naciones-unidas-que-evaluara-impacto-ambiental-y-humanitario-de-derrame-petrolero

[20] ONU-Medio ambiente, Derrame de petróleo Pozo La Lizama 158 Barrancabermeja-Colombia, 2018, disponible en archivos Crudo Transparente.

[21] Ibid.

[22] Ibid.

[23] Ibid.

[24] Ibid.

[25] Ibid.

[26] Corporación Autónoma Regional de Santander, La CAS Cumpliendo su Objetivo Misional y Legal en la Emergencia Presentada en el Pozo 158 la Lizama en el Corregimiento la Fortuna en Barrancabermeja, 2018, disponible en: http://cas.gov.co/index.php/sala-de-prensa/635-la-cas-cumpliendo-su-objetivo-misional-y-legal-en-la-emergencia-presentada-en-el-pozo-158-la-lizama-en-el-corregimiento-la-fortuna-en-barrancabermeja.html

[27] Ibid.

[28] Ecopetrol, Reporte técnico sobre los factores críticos del afloramiento de crudo en predio Santo Tomás, Vereda Vizcaína, corregimiento La Fortuna, municipio de San Vicente de Chucurí, Santander, 2018, [en línea] disponible en : https://www.ecopetrol.com.co/documentos/reporte-tecnico-afloramiento-la_fortuna.pdf

[29] Ibid.

[30] Ibid.

[31] Ibid.

[32] Ibid.

[33] ONU-Medio ambiente, Derrame de petróleo Pozo La Lizama 158 Barrancabermeja-Colombia, 2018, disponible en archivos Crudo Transparente.

[34] Ibid.

[35] Ibid.

[36] Presentación en PowerPoint de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente

[37] Miles de animales afectados por derrame en Lizama no han regresado a su hábitat, 2018, Blu Radio, disponible en: https://www.bluradio.com/medio-ambiente/miles-de-animales-afectados-por-derrame-en-lizama-no-han-regresado-su-habitat-stds-207873-ie3509886

[38] Presentación en PowerPoint de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente

[39] Ibid.

[40] Comunicado de prensa oficial por parte de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente.

[41] Ibid.

[42] Presentación en PowerPoint de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente

[43] Ibid.

[44] Ibid.

[45] Infografía de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente

[46] Presentación en PowerPoint de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente

[47] Consejo Municipal de Gestión de Riesgo y Desastre, Seguimiento de actividades atendidas y direccionadas desde el PMU, 2018, disponible en Archivos Crudo Transparente

[48] Presentación en PowerPoint de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente

[49] Ibid.

[50] Cuestionario de preguntas enviado por Crudo transparente a Ecopetrol, 2019, disponible en Archivos Crudo Transparente

[51] Ibid.

[52] Presentación en PowerPoint de Ecopetrol enviado a Crudo Transparente. Disponible en Archivos Crudo transparente

[53] Ibid.

[54] Cuestionario de preguntas enviado por Crudo transparente a Ecopetrol, 2019, disponible en Archivos Crudo Transparente

[55] Ibid.

[56] Ibid.

[57] Ibid.

[58] Ibid.

[59] La tragedia sigue viva: un año después de la emergencia Lizama 158, 2018, Diario El Espectador, disponible en: https://www.elespectador.com/noticias/nacional/la-tragedia-sigue-viva-un-ano-despues-de-la-emergencia-lizama-158-articulo-842810

[60] Cuestionario de preguntas enviado por Crudo transparente a Ecopetrol, 2019, disponible en Archivos Crudo Transparente

[61] Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Auto de apertura de investigación, 2018, [en línea] disponible en: http://vital.anla.gov.co/SILPA_UT_PRE/ReporteTramite/ReporteTramiteCP.aspx#

[62] Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Auto que formula Pliego de Cargos, 2018, [en línea] disponible en: http://vital.anla.gov.co/SILPA_UT_PRE/ReporteTramite/ReporteTramiteCP.aspx#

[63] Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Auto de Prorroga del Termino Probatorio, 2018, [en línea] disponible en: http://vital.anla.gov.co/SILPA_UT_PRE/ReporteTramite/ReporteTramiteCP.aspx#

[64] Cuestionario de preguntas enviado por Crudo transparente a Ecopetrol, 2019, disponible en Archivos Crudo Transparente